Análisis del agua y medición del color

Análisis del agua y medición del color

El color del agua es importante no sólo para beber, sino también para los ambientes acuáticos, el hogar y el uso industrial. El color del agua puede ser causado por los materiales disueltos y suspendidos dentro de ella. En la medición del color tanto del agua como las aguas residuales, existe una distinción entre el color aparente y el color real. El color aparente es el color recibido de la muestra, dicho color incluye tanto los materiales suspendidos como los disueltos dentro del agua. El color verdadero es el color de la muestra luego de que ha sido filtrada y los materiales suspendidos han sido removidos, tales como algas y demás partículas que pueden causar turbidez. El color verdadero es el resultado de las especies que están únicamente disueltas en el agua – material orgánico, minerales o químicos.

Técnicas para medir el color del agua

Existen dos enfoques principales para medir el color del agua:

  • Métodos visuales – una muestra de agua puede ser comparada visualmente con una serie de colores estándares.
  • Métodos espectofométricos – el color es determinado al medir la cantidad de luz que es absorbida o transmitida a través de la muestra con una simple longitud de onda única o con un número de ciertas longitudes de onda. Los resultados se comparan luego con colores estándares conocidos o utilizados en diversos algoritmos, definidos por método de ensayo.

Muchos grupos publican métodos de medición de color. Ejemplos de métodos espectrofotométricos pueden ser: Color Platino-Cobalto, Valores de Triestimulos y Métodos ADMI. Referencias específicas de métodos para color en agua incluyen: Métodos Estandarizados APHA 2120; EPA 110.1; DIN ISO 7887 y SAC 436nm; China MEP gb 11902; Boletín Técnico NCASI 253 ó 803; entre otros.